sábado, 30 de enero de 2010

Mi primer año en Microsoft

Hace pocos días cumplí un año en Microsoft. Y ha sido un buen año.

No ha estado exento de dificultades, temores iniciales, mucho trabajo y algunos sacrificios en el plano personal. Pero por lejos, el balance es muy positivo.

He aprendido mucho y de los más diversos temas, he sido recompensado acorde a mi esfuerzo y de diversas formas (mucho más allá de lo exclusivamente económico), he aumentado mis redes y fortalecido diversas relaciones, y he ayudado a crear impacto en mi país desde mi rol, siendo uno de los objetivos personales que me planteé cuando con Microsoft decidimos "mutuamente colaborar" a fines del 2008. :-)

Hoy puedo decir que estoy y me siento 100% integrado a la compañía, que soy un Microsoftie más.

Algunos podrán decir ¿cómo, después de 1 año recién se siente integrado?. El proceso de inducción debería ser mucho menor y desde el momento en el cual recibes tu “credencial”, ya deberías ser y sentirte miembro de cualquier compañía.

En lo formal es verdad, soy empleado Microsoft desde hace bastante tiempo y oportunamente recibí mi credencial, mis tarjetas de visita y mi certificado digital para acceder a los recursos de infraestructura y aplicaciones de la corporación. Pero más allá de la formalidad, sentirse parte "del equipo", ser "uno más" del team, es un proceso más personal y que hoy siento que he alcanzado.

Es difícil explicar la dinámica de trabajar en esta compañía.

El nivel de exigencia es muy alto, las metas son muy desafiantes y al principio parecerán siempre inalcanzables, el nivel de crítica y autocrítica es permanente y los valores de la compañía se viven en el día a día. La "cultura" de Microsoft es muy fuerte y la vivencia de los valores de apertura, autocrítica y responsabilidad, el asumir grandes desafíos sin temor a equivocarse, el respeto a la diversidad, el derecho a disentir e incluso decir que NO, son parte de nuestro "playbook".

También medimos todo. Nuestro día a día considera múltiples métricas, scorecards, procedimientos, herramientas. Pero lo que hace definitivamente distinta a esta compañía es su gente, la oportunidad de colaborar entre muchos, para transformar esos sueños y visiones en hechos reales.

Es cierto que también yo he aportado a Microsoft mi "historia", mis "vivencias", mi "experiencia", mis "sueños" y mi "conocimiento". Pero es como bailar un tango. Se hace de a dos, y en este caso, es una danza de "muchos", que son parte de mi gran equipo.

Otro de los aspectos que no deja de sorprenderme es sentir el impacto que la marca posee. Nos quieren o nos odian, muchas veces sin saber racionalmente por qué, pero son pocos los que son indiferentes a nuestra compañía. Ya estoy relativamente inmune a los chistes de pasarse al "lado oscuro de la Fuerza", e incluso, a mis cercanos le digo que ya llevo un año en Microsoft y todavía no huelo a azufre. :-)

Reconozco que es difícil a veces quedarse callado frente a la crítica fácil, desinformada y en muchos casos malintencionada. Microsoft es una compañía que evoluciona, que indudablemente a veces comete errores, pero también tiene múltiples y grandes aciertos. Pero el balance al fin del día, es muy positivo.

Por eso es que a muchos quienes a veces nos critican, les pido que tengan en cuenta que Microsoft en Chile no es exclusivamente una compañía internacional con sede en Seattle.

Microsoft en Chile es Eduardo, Marco, Víctor, Carmen Luz, Eugenio, Alejandro, Cecilia, Luiz Marcelo, Wilson, Rodrigo, Ximena y muchos y muchas más. No somos etéreos. Somos de muchos países (la diversidad cultural y de múltiples nacionalidades en esta empresa es muy alta), pero vivimos, comemos, dormimos y trabajamos en Chile. Y por ello, nos interesa que nos conozcan, que nos pregunten, que nos interpelen, que nos inviten, que reconociendo a veces nuestras legítimas diferencias, no nos quedemos exclusivamente en lo que nos separa y que aprendamos juntos a descubrir los múltiples espacios de colaboración, que por cierto existen.

Hoy yo trabajo en el equipo de Sector Público de Microsoft, donde somos responsables de la estrategia de negocios y la venta en Gobierno, Defensa y Seguridad Pública, Salud y Educación. Y es un área particularmente compleja por las restricciones de mercado, marco ético, preocupación por la privacidad, respeto a la ley, cumplimiento de políticas públicas, reglas de comportamiento, regulación, estilo, ritmos de negocio y procesos. Pero aún con todas esas complejidades, el poder al fin del día lograr el agradecimiento y lealtad de nuestros clientes, e impactar positivamente a centenas, cientos de miles o incluso millones de personas, en las iniciativas y proyectos que nos corresponde impulsar, es una gratificación que excede por lejos el cumplir exclusivamente con la responsabilidad laboral.

No sé en qué estaré en un año más en esta compañía. Uno de los aspectos que no me deja de sorprender es la dinámica y la reinvención permanente en Microsoft, como organización y a escala personal. Y surgen múltiples oportunidades para desarrollar una carrera acorde a tus competencias, conocimientos, intereses y posibilidades internas, por lo cual el camino es difícil de predecir. Existe también la posibilidad de que en un año más tampoco esté en esta compañía. Quién sabe. Sólo sé que después de este año, la misión de la compañía al menos para mí es una realidad: ayudar a que las personas y las organizaciones alcancen su máximo potencial.

Un par de grandes amigos con los cuales conversaba hace unos días, quienes tienen un nuevo proyecto y en el cual estoy convencido que con MS lograremos hacer grandes cosas, me decían que una característica mía es la pasión que pongo en los temas en los cuales trabajo. Es verdad. Me apasiono con lo que creo, hago e impulso. Pero eso solamente en la medida que identifico un claro interés de "colaborar" y espacios de "construcción de futuro". Por eso, la bajada de este blog no es gratuita: "trabajo en los temas que me gustan" y por ello, siempre doy gracias por ser afortunado en identificar o desarrollar los espacios que me permitan disfrutar lo que hago.

Por lo pronto, debo corregir varias cosas en el plano personal que en este año me ha sido difícil compatibilizar. Me he alejado de algunos espacios que en lo personal me "alimentan el espíritu", y por cierto me preocupan los comentarios de muchas personas cercanas, que dicen que Maz (o sea yo) está "muy ocupado", que está con "poco tiempo" para los amigos y los cercanos. Y tienen mucha razón. Por eso, es tiempo no sólo de "preocuparse", sino que también de empezar a "ocuparse".

En el corto plazo, la meta es retomar mi "deporte favorito": compartir un café o algún tipo de "bebida espirituosa" en una franca conversación, con algún grupo de amigos y cercanos.

En el resto, seguir navegando en las olas tecnológicas, motivado por una frase que escuché a un ejecutivo de Microsoft en una conversación más íntima, que fuera de contexto puede sonar "muy fuerte", pero que definitivamente construye estados de ánimo positivos para cualquier dimensión de nuestra vida: "Si estamos convencidos, estamos condenados al éxito".

Stay Tuned!

Leer artículo completo ...

Seguidores

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008
      Header Image: Modification of Technology Curve by Wonderlane

Back to TOP