martes, 13 de marzo de 2007

Lecciones del Transantiago - I

Este artículo originalmente era una justificación sobre por qué NO he querido opinar sobre el proyecto Transantiago. Pero la vida es dinámica y tenemos derecho a cambiar.

El Lunes 12 de Marzo participé en el Colegio de Ingenieros en una interesante exposición y debate sobre este proyecto, convocado por la Comisión Transporte del Colegio. Como asistente, tuve la oportunidad de documentarme en detalle sobre los antecedentes, la génesis y la evolución de la idea original, junto con una recopilación de cifras y datos duros, necesarios para un análisis serio y profesional. Además, se abrió un interesante intercambio de opiniones, que me dio algunas ideas necesarias para escribir este artículo.

"Lecciones del Transantiago" constará de dos partes:

  • Este artículo, donde declaro algunos criterios que utilizaré en el análisis y una justificación con algunos elementos básicos de diseño de ingeniería (en todo caso muy simples), de por qué la estrategia actualmente seguida por el Gobierno es la única vía (en mi opinión) para resolver un proyecto que indudablemente consta de importantes deficiencias, pero que al estar en curso, ya no tiene vuelta atrás.
  • El segundo artículo es mi opinión como ingeniero y como chileno, donde desde una visión como "e-arquitecto" (ver el encabezado de este blog), identifico el conjunto de factores que en el futuro deberían ser contemplados o reforzados en el diseño para proyectos tan complejos como éste, donde la lección hasta el momento ha sido dura, muy dura.
Criterios generales

Evitaré caer en la "opinología", ya que (además de ser una horrorosa aberración del español) es un estilo de opinión brutal, caracterizado por la crítica dañina y sin fundamentos, con la cual la farándula chilena ha contaminado nuestra sociedad.

Lanzar críticas al voleo en forma irresponsable y sin el mínimo de competencias y antecedentes sobre un tema, es una forma de operar que está afectando nuestra sociedad, y que quienes convivimos en el día a día con temas tecnológicos y de ingeniería, constatamos con creciente preocupación. Por lo tanto, este artículo lo escribo como Ingeniero y como arquitecto de soluciones a problemáticas de negocios, no como un "opinólogo" que lanza críticas irresponsables desde la orilla del camino.

Tengo un profundo respeto por las diversas profesiones u oficios, pero debo reconocer que me ha superado en el último tiempo escuchar por televisión a críticos de espectáculo y personas con formación humanista, discutir con "fundamento" sobre conceptos como frecuencia y analizar parámetros de diseño de flujos en grafos dirigidos.

La misma sensación me queda al escuchar comentarios de "político-ingeniería" (término que acabo de inventar), motivado al escuchar permanentemente que "razones políticas" (oscura ciencia que nunca he entendido el por qué no puede ser explicada a nosotros, simples mortales), son capaces de modificar el funcionamiento natural del mundo y la base de conocimiento acumulado por la humanidad, reflejada en algunos principios y leyes físicas y matemáticas universalmente aceptadas, pero que por obra y gracia del discurso político, podemos modificar a nuestro arbitrio. Deberían aprender la historia del Rey que para demostrar su poder absoluto sobre el mundo y la naturaleza, decretó que el Sol siempre debía aparecer todas las mañanas y esconderse por las noches. Decreto y cúmplase. :-)

Tampoco voy a opinar sobre "lo que debió haberse hecho", ya que es un discurso oportunista y que hemos escuchado centenares de veces en los medios estos días. Indudablemente, todos podemos ser generales después de la batalla, pero es muy distinto tener que liderar un proyecto de esta envergadura, en cualquiera de sus niveles. Cualquier curso básico de estrategia y táctica no analiza los "errores" de decisión y cursos de acción tomados por los responsables en ciertos momentos críticos. El análisis ex-post genera situaciones y posibles escenarios, interpreta los resultados de las decisiones tomadas y posibles cursos de acción, y el valor fundamental está en entregar herramientas para poder enfrentar de mejor forma las futuras decisiones.


Primera declaración fundamental

Transantiago debe y va a funcionar, por una razón muy simple: No hay oportunidad de volver atrás.

Desde un punto de vista macro, el costo en términos de imagen país, costos económicos, organización social, modificación a los modelos de operación y principalmente, la calidad de vida y estado de ánimo de nuestros ciudadanos, exige que este proyecto deba funcionar.

Destaco que no considero el "costo político" como variable relevante. En mi opinión, Transantiago significará importantes modificaciones al escenario de la lucha del poder de los próximos 3 años, pero lo considero menor frente a los intereses país que hay en juego. En cualquier caso, la "pasada de factura" política será importante y ya podemos observar cómo Transantiago es un "arma de destrucción masiva" en la lucha política, enarbolada por uno y otro bando.

Pero incluso así, si tomáramos la decisión país de "asumir la pérdida" y quisiéramos hacer un "rollback", desde un punto de vista operacional e ingenieril, estamos en un proceso sin retorno. La modificación y redistribución del parque de buses y flotas, la reasignación de roles, la organización administrativa, el marco jurídico, legal y contractual, la desaparición de antiguos actores del viejo sistema, los flujos monetarios y financieros a nivel macro y micro, la modificación urbana y los nuevos hábitos que forzadamente nuestra población ha debido sufrir, hacen que aunque lo queramos, aunque lo declaremos, aunque sea la única vía de opción posible, nos encontramos en un "punto de no retorno".

Por lo tanto, hay que seguir adelante, hacer caso omiso de los que "claman por volver al pasado", asumir los costos y mejorar de menos a más, sobre la base de optimizar máximos locales, aún cuando no aseguremos el máximo u óptimo global (que debemos aceptar de una vez por todas: ya no se alcanzó).

Tal vez motivados por la presión social creciente y sin mucha intuición, se está aplicando una estrategia de diseño de ingeniería llamada "Bottom Up" (porque irremediablemente ya pasó la oportunidad de un diseño e implementación "Top Down").

La estrategia Bottom Up significa asumir un cierto nivel de pérdida, que no se asegura la eficiencia y efectividad óptimas del sistema en su conjunto, pero tampoco es tan terrible. No es la primera ni la última vez que problemas complejos se enfrentan mediante esta aproximación.

Quienes no sean familiares con estrategias de diseño, es sumamente simple de entender: "Top Down" es partir por la cima de la pirámide y descomponer un gran problema en problemas menores a resolver, que en conjunto resuelven el mayor, y así sucesivamente. Comenzamos a "bajar" en la pirámide hasta resolver los problemas específicos, con un diseño muy planificado y cuidadoso, donde los objetivos globales se descomponen en objetivos específicos cada vez más detallados, llegando hasta las unidades básicas, asegurando el óptimo en cada "piso" de la pirámide. Nada queda fuera, todo funciona en forma óptima.



"Bottom Up" significa atacar problemas específicos, teniendo una vaga idea del resultado final (costo que hay que asumir), y teniendo claros los objetivos globales que deben ser alcanzados por la totalidad, ajustar que los objetivos específicos que defino para problemas menores identificados, estén lo más alineados y ayuden a conseguir el objetivo mayor. Pero hay que asumir que no siempre tener lo "óptimo" en forma local será lo mejor para el sistema global, porque máximos locales pueden generar ineficiencias muy grandes en el total. Por ejemplo, si en una empresa un área mejora en un 300% los sueldos de su personal, esa unidad rebosará de felicidad, pero generará una gran inestabilidad y problemas internos en el global de la empresa. Poner super alimentadores de 500 pasajeros y que pasen cada 2 minutos, terminarán por colapsar las estaciones de intercambio por un simple problema físico: dónde poner la gente que baja de los buses. Pero en fin ... es lo que hay. Es lo mejor que se puede hacer con pocos datos y sobre la marcha.

No tengo duda de que Transantiago terminará operando, tal vez lejos del óptimo, no en los plazos que esperábamos, asumiendo una cuota importante de "infelicidad" (que debemos a toda costa disminuir y controlar, no sólo por ética y responsabilidad social, sino porque el riesgo de un estallido social existe y es muy real) y tampoco cumpliremos el 100% de las expectativas originales. Por eso, echarle más leña a la hoguera con la crítica destemplada no sirve de nada.

Por ello, ni siquiera he tocado los temas tecnológicos. Eso es harina de otro costal, pero es un problema menor frente a otros problemas mayores.

Tampoco tengo recetas mágicas, pero mi opinión profesional es que la opción en la cual ya estamos embarcados, es la única vía posible.

Es tiempo entonces de dejar a la infraestructura instalada (operacional, administrativa y financiera) se coordine con la inercia social (entendida como las dinámicas de sociedad organizada, algunas preexistentes como las Municipalidades y/o las Juntas de Vecinos, y otras generadas en forma espontánea sobre estructuras "ad-hocráticas", como vecinos de un entorno que se juntan en una esquina a reclamar con mucha razón porque ahora caminan 20 cuadras), y comiencen a colaborar para generar los óptimos locales. Un ejemplo son los grupos de vecinos que han propuesto la colocación de paraderos específicos, o reuniones entre organizaciones sociales que ahora están "negociando" la "propuesta de malla local" o "capilaridad del transporte" en sus barrios, para proponerlas al Gobierno como una solución "más consensuada" y "no impuesta".

Este modelo requiere un fino diseño e identificación de las "cuotas de poder local" por parte del Gobierno, ya que incluso en el caso de aquellas Municipalidades que originalmente no informaron adecuadamente de las rutas locales (para hacerle "zancadillas al proyecto" con una pésima dosis de visión política), el Gobierno deberá evaluar si trabajará con ellas o con las juntas de vecinos, para identificar y generar soluciones a los problemas específicos de su sector. Esto traerá costos, para uno u otro lado, tema que el Gobierno (lo quiera o no) tendrá que asumir y controlar.

Lo ideal para el Gobierno sería trabajar con todos los agentes locales en su conjunto, pero dependerá de un caso a caso y (al fin les encontramos una utilidad real) políticos con experiencia y poder de negociación que ayuden a la obtención de los consensos. Pero insisto, por favor ... que no definan la frecuencia. Dejen eso a los ingenieros.

La estrategia Bottom Up no permitirá resolver la problemática global, pero sí ayudará a generar y enfrentar un estado de ánimo generalizado, fundamental para que un proyecto como éste se haga parte de la ciudadanía: Nos generaron un problema, este problema me afecta, ahora tengo la oportunidad de opinar y ayudar a resolver parte de este problema. Tengo dos opciones: seguir viviendo en mi problema o ayudar a resolver mi problema. Después me preocuparé de arreglar cuentas con el que me generó el problema. Por ahora, mi foco es resolver mi problema.

Obviamente, esta estrategia significará asumir costos y pérdidas importantes para el Gobierno, no contempladas en la planificación original. Punto. No asumirlo es ponerse una venda en los ojos. La única estrategia posible y viable de los decisores será generar y asegurar las condiciones para que esa dinámica de actores locales y específicos, ayuden a "aceitar" los engranajes de la maquinaria. El costo alternativo puede ser muy alto.

Es cierto que con este modelo terminaremos con un "tanque funcionando a pedales", pero eso es mejor que nada. En el camino buscaremos una mejor alternativa, pero por el momento, alguien tendrá que pagar y asumir el costo, y deberán generarse vías de escape a la presión social que se sigue acumulando, y que por otro lado, desde un punto de vista de ingeniería, no es tan mala solución, aunque algunos porfiadamente nieguen y opinen lo contrario.

Así que con esto concluyo con el único "granito de arena" que puedo aportar para el Transantiago en esta etapa.

Apretar los dientes, soltar dinero y resolver problemas locales, mientras en paralelo, se debe pensar una solución definitiva, mayor, real, con "Ingeniería".

En el próximo artículo, comentaré las lecciones importantes que debemos aprender de Transantiago, especialmente para otros desafíos futuros que deberemos enfrentar como país.


Gracias a mi amiga Isa, quien me dio el impulso inicial para escribir este artículo. ;-)
.

15 comentarios:

Carlos Verdugo R. de A.,  2:16 p. m., marzo 13, 2007  

Te felicito Marco por tu acabado análisis desde un punto de vista tecno-independiente.
Abordas los temas fundamentadamente, tal como es tu estilo, y eres lo suficientemente crítico y a la vez conciliador.
Haré lo posible por difundir tu mensaje, aunque no comparta todos los puntos, es lo más razonable sobre el tema que he leído hasta ahora.

Ricardo,  2:33 p. m., marzo 13, 2007  

Sólo una Pregunta:

¿Por qué es transporte público en Chile, es privado?

Marco Ipinza,  3:08 p. m., marzo 13, 2007  

Marco, bastante pragmático tu comentario, creo que diste en el blanco, este problema, como todos los demas problemas de este país, se va a resolver "en el camino", lamentablemente es la gran oportunidad para obtener beneficios políticos, por lo que no creo que todos cooperen con muchas ganas.

Sobre el comentario de Ricardo, el proyecto Transantiago es 100% público, sólo uliliza contratistas privados, como lo hace Codelco, Enap y otras empresas públicas.

Isa 11:58 p. m., marzo 13, 2007  

Buenas Marco, me costo leerlo completo pero lo hice :D

Seguire retroalimentando el sitio transantiago.cl con la experiencia que me toca para que se tomen las medidas que vayan correspondiendo.

Y no hago mas comentarios hasta que sienta que la solucion me satisfaga.

Isa Sardina.

Isa 12:11 a. m., marzo 14, 2007  

Buenas Marco, me costo leerlo completo pero lo hice :D

Seguire retroalimentando el sitio transantiago.cl con la experiencia que me toca para que se tomen las medidas que vayan correspondiendo.

Y no hago mas comentarios hasta que sienta que la solucion me satisfaga.

Isa Sardina.

Anónimo,  9:32 a. m., marzo 14, 2007  

Marco ... Este análisis me parece demasiado ingenieril, pienso que el costo social involucrado es muy alto ( depende si viajas en micro o no), pero teniendo altura de mira esto me recuerda que Chile creció macro económicamente durante el gobierno de Terrochet y nadie pudo defender con libertad (sin el temor de caer como detenido desaparecido). Creo que Chile es un pais mamón sin lideres que logren reaccionar ante el gobierno y revolucionar estas medidas "ingenieriles". Para mandarse estos cagasos ningún ingeniero tiene autoridad, sino que debe responsabilizarse y considerar que la politica y el gobierno están para beneficio del pueblo y no contra el pueblo. Soluciones.
1. Por un periodo de corto plazo que se permita a la locomoción anterior (micros amarillas) funcionar como antes, hasta alcanzar el óptimo.
2. Servicio Gratuito del Transantiago, costos de gobierno por considerar el daño psicológico, laboral, social y una baja en la productividad de Chile, lo cual va a repercutir en desmedro de la economía chilena.

Maz 9:53 a. m., marzo 14, 2007  

Gracias a todos por sus comentarios, a Carlos, Rodrigo, mi tocayo Marco y a la Isa, responsable de este post.

Sobre el comentario de Anónimo, el que el análisis sea ingenieril no significa que no considere los grandes costos a nivel social y personal que el proyecto ha significado. Es más. Lo digo explícitamente.

Sobre la primera medida que mencionas, NO SE PUEDE. Gran parte del parque de micros amarillas previas ya no existe. Otra cosa es que se implementen en paralelo líneas adicionales u otro tipo de servicios, pero volver al sistema anterior, no se puede. Los buses no crecen en los árboles. Y aún si así fuera, deberíamos esperar por lo menos 6 meses para que "maduraran". Sobre lo de la gratuidad, es algo que el Gobierno debería considerar, pero está fuera de mis recomendaciones. Por cuanto tiempo y con qué alcance? No lo sé, pero es una medida que en parte debería resarcir perjuicios, tema en el cual todos coincidimos. Alguien tiene que pagar.

Saludos y gracias ...

Marco.

Manuel 10:58 a. m., marzo 15, 2007  

Bueno el análisis. Espero el post con lo que nos enseñó este Transantiago.
Marco, desde mi perspectiva humanista hay algo que me llamó muchísimo la atención.
Los colegiales no se vieron afectados por el Transantiago. No vi a ninguno quejarse amargamente por lo poco claro del sistema. Y no creo que se deba a que "hicieron las tareas", como decían los descerebrados de mis colegas televisivos. Yo creo que sólo tiene que ver con que los cabros están preparados para acomodarse a nuevos escenarios y la gente mayor, no. Al final un tema de cultura y resistencia al cambio.

Manuel 11:02 a. m., marzo 15, 2007  

Ah. También me ha llamado la atención el enorme número de micros que pasan por Vicuña Mackenna a medio llenar (mientras el metro colapsa). Y otro fenómeno que habla acerca de la "inercia" de la gente es que los bagones en los extremos del metro (línea 5) sistemáticamente los encuentro vacíos. Todos se avalanzan a los del medio o donde desemboquen las escaleras.

Maz 12:14 p. m., marzo 15, 2007  

Gracias Manuel por tus comentarios.

Efectivamente, adelantándome a lo que estoy redactando en la segunda parte, tenemos la mala costumbre en Chile de importar modelos y asumir que por default van a funcionar. Eso hace que olvidemos realidades muy particulares sobre nuestra población, nuestros hábitos y otras variables demográficas y sociales.

Tengo otro artículo donde describo el fenómeno del "Cargo Cult" que explica situaciones como esa.

Como arquitecto de soluciones, es un punto crucial para el éxito de proyectos masivos. Y respecto a lo que mencionas de Vicuña Mackenna, es precisamente uno de los efectos de resolver y obtener máximos locales pero que desestabilizan otras partes de los sistemas. En todo caso, con los ajustes adecuados (y principalmente tiempo), es posible lograr equilibrios en los sistemas mayores, lo que comúnmente se conoce como "programación dinámica", pero el costo a pagar es tiempo y prueba y error.

Tazmania,  1:31 p. m., marzo 15, 2007  

Leí el artículo y tengo mis discrepancias.

Coincido en que no hay punto de retorno y además por una razón simple desde el punto de vista macro no hay otra solución (La implementación es mala, pero es la única solución y además la correcta), tal como tu lo mencionas en el artículo.

Con respecto a que la "pasada de factura" política será importante y ya podemos observar cómo Transantiago es un "arma de destrucción masiva" en la lucha política, enarbolada por uno y otro bando, solo en el corto plazo. En un año te puedo asegurar que el Transantiago operará en forma más menos normal, aún cuando los ajustes completos estén listos para el 2009 y en ese minuto ya no habrá cuentas que saldar, porque el costo lo pagamos los ciudadanos. Es más, predigo que la caída de 12 puntos de la Michelle se revierte en 6 meses. No totalmente pero se revierte (Recuerda que Lagos no terminaba Zapito, según Ascanio Cavallo).

Ahora con respecto a que se este aplicando una estrategia Bottom Up, tampoco estoy de acuerdo.
De hecho lo que se esta dando es un mix. Donde existen problemas Top Down (Sardinaje, tiempos de viaje) que se van descomponiendo en medidas del estilo "Vías segregadas Express".
Obviamente existe una estrategia Bottom-Up, mal que mal el transantiago es un servicio. Si aplicamos un concepto conocido por nosotros los computines, como el SOA (Service Oriented Architecture), la estrategia de solución es un mix Top-Down y Bottom-up, si quieres "orquestar un gran servicio en base a servicios existentes" y es allí donde entran a juegar los agentes locales, que no son tan locales, porque en definitiva igual se organizan en torno a la política, ya que no existen verdaderos agentes locales ciudadanos Ejemplo, Cerro Navia, aglutinado en torno al Clan Girardi que sabemos que venían en baja, después de las facturitas. Ok boche, solución y quien fue el salvador, "El clan Girardi". Qué importan las facturas, si nos solucionó el problema, o al menos fue el que lo gritó más fuerte. Ojo no quiero decir que el problema de Cerro Navia no sea real, lo imporante es quien figura como el que solucionó el problema.

Hoy en días las frecuencias están siendo modificadas por gente de la Sectra con la todavía información incompleta de los GPS, ya que los famosos operadores privados no tienen la capacidad para hacerlo (Navarrete creía que bastaba con colgar el terno lustroso y cambiarlo por una camisa Zara, pero mantuvo a los mismos gargales )

También los focos de conflicto que se están viendo ahora, predigo que se apagarán y también dentro del plazo fijado por Belisario Velasco (90 días). Por lo tanto, no comparto la idea de "riesgo de un estallido social existe y es muy real". Hermano esto no es Paris (Ya que estas por allá). ¿De qué estamos hablando? del mismo Lumpen que aprovecha el día del combatiente, el nacimiento de pinocho, la muerte de pinocho, el 1 de Mayo, la proximidad de la llegada del Viejito Pascuero, que el Colo ganó la Libertadores o las protestas por la LOCE (Mira otro posible estallido social cuya pólvora se mojo en el camino). Todavía no andamos ni cerca de la cagada del día 11. Ese lumpen existe y existirá por un buen tiempo, más allá del Transantiago, porque no es un problema del Transantiago. De ahí a un estallido social, falta mucho. Abra un incremento hasta finales de Marzo para después decaer. Ya los titulares al respecto están bajando y como no es buen negocio para nadie, bajaran aún más.

En estos días ya hemos visto que el costo de transantiago está siendo pagado por todos, automovilistas (Antes de las vías segregadas 30 minutos, hoy 60 minutos desde mi casa a la oficina) y usuarios (Sardinaje sin resolver, pero entiendo que los tiempos de viaje han mejorado para los usuarios. ¿Alguien usa los Buses Clones?).

Efectivamente Transantiago requiere de hacerse cargo de algunas variables antropológicas que no fueron consideradas, requiere de administrar los contratos con las empresas privadas de manera adecuada, pero sobre todo requiere de paciencia y colaboración y eso es algo que Chile tiene.



Saludos

Anónimo,  9:58 a. m., marzo 20, 2007  

El mismo anónimo de antes:Roberto
Me parece que este blog es para ponerse en vitrina y hablar de "nosotros los computines" o "lo ingenieril" o "que a nosotros también nos afecta, por el taco", pienso que uds. trabajan al igual que yo, pero me parece que sus posturas son echaítos pa'tras fumandose un cigarro y llendo al café con piernas y porsupuesto abultando el bolsillo izquierdo, total el país paga, "el perraje". Imagino que sus señoras tienen auto y no tienen que ir en el metro exponiéndose a que los pelotuos vayan toqueteándola, es mas, porque no un delincuente o un psicópata, ¿cómo es el daño moral?, sin mencionar el de tus hijas. Después podrán decir: yo viví los comienzos del transantiago, de ahí que me acostumbré a tanta cosa de bajos instintos que ahora estoy dura de piel (por ejemplo). Y mientras los perlas haciendo política de que "si le conviene a la gordi o no", que "te aseguro que en 3 años mas esto se normaliza". Disculpen señores pienso que sus valores están por el suelo. Yo pienso que hay que tomar cartas en el asunto.
Revolución: Hasta cuando el pueblo paga el pato. Yo no soy comunista. Disculpen que no sea tan siútico como uds. para expresar este sentimiento. Inteligencia emocional o lo que sea. Pero necesitamos soluciones e intentar aplicarlas, sino significa que eres solo una mierda individualista que solo vela por la seguridad de los tuyos, incluso me la podría jugár, que ni por los tuyos.
El país tiene recursos: Para una teleton hay recursos, la minería, los gastos militares, los sueldos de los militares, de los senadores.
Esto parece ridículo, porque no hay comparación, esos sueldos no alcanzan para hacer nada para ayudar la cagada que está, pero el tema es que no hay actitud positiva.
La plata no importa. Naciones han quedado en pelotas luego de sus guerras ... y se han levantado y resurgido con fuerza y han logrado llegar a lo alto de las economías mundiales, pero con esfuerzo, poniendo espíritu en las cosas que se hacen. Vuelvo a reiterar: país mamón. No me incluyo, pero si uds. siguen así. Que quieren que les diga ¿señores? Solo son una banda de mijitines, que creen que ya han logrado su objetivo en la vida.
Pues señores, les cuento que no han hecho nada. Pero que puedo hacer dirán. Al menos cambiar de actitud sería algo, por algo se empieza.

Maz 1:26 p. m., marzo 20, 2007  

Roberto: En cuanto a que este blog es para ponerse en vitrina, hablar de nosotros lso computines y lo ingenieril, absolutamente de acuerdo. Para eso son los blogs y ese es el objetivo de ESTE blog. Emitir opiniones sobre ciertos temas específicos y plantearlos a quien los interese. Si no estás de acuerdo con los contenidos o que algunos nos dediquemos a analizar estos temas, perfecto, Internet es amplia y te invito a seguirla recorriendo.

Lo que no te puedo aceptar es que vengas y ME vengas a enjuciar desde una altura moral inalcanzable para nosotros simples mortales que hemos sido privilegiados con tu discurso iluminado y con juicios de valor francamente deplorables. No sabes nada de mis motivaciones o acciones, ni tampoco tienes los antecedentes como para decir cuál es la actitud y qué hago o no hago por mi sociedad.

Tengo un par de direcciones de clubes de amantes del aeromodelimo y otro de aficionadas al tejido a crochet, donde puedes seguir desplegando toda tu personalidad de "troll" e insultando a diestra y siniestra.

No gastes tiempo en registrarte.
Gracias.

eT,  4:30 p. m., marzo 20, 2007  

Hola Marco, como de costumbre he encontrado tu artículo muy interesante, y esta es la primera vez que voy a opinar.

Creo que tu artículo está planteado en una manera axiomática y como todo sistema axiomático, conviene en revisar los axiomas antes que dejar que el mecanismo para sacar conclusiones entre a completo funcionamiento.

Ax1: TranSantiago debe funcionar
Como objetivo principal y practicamente único Transantiago se propone disminuir el tráfico en las calles de Santiago, eso no puede tener ningún reparo por parte de nadie, pero el problema es que se basa en disminuir el tráfico bajando unilateralmente el transporte público y sin tocar el problema del sobrestock de transporte privado, eso me parece terriblemente cuestionable, no me atrevo a aseverar que Transantiago DEBA funcionar.

Ax2 TranSantiago VA a funcionar.
todo elmundo sabe que si a un animal de carga le pones mas cantidad de peso que la que puede transportar se le rompe el espinazo y muere. Vale el simil para el Metro de Santiago. El metro será todo lo lindo que quieran pero solamente es una mini red con tres lineas longitudinales y UNA transversal, no hay manera que resista la carga. Sería irresponsable de mi parte ponerme a estimar cuantas líneas más tendría que tener el Metro para ello se requiere un estudio serio de ingeniería de transporte, pero con UNA sola línea recibiendo toda la carga, es imposible que funcione a ningún costo (y no me refiero solamente a costo financiero).

Ax3: No hay posibilidad de volver atrás.
Si por volver atrás te refieresa volver exactamente al punto de partida, no solo TranSantiago sino cualquier otro acontecimiento es sujeto de ese paradigma, el tiempo es unidireccional (afortunadamente) pero no es esa la idea, volver atras significa abandonar la idea que el Metro se haga cargo de la mayor parte del transporte, que hayan pequeño recorridos de acercamiento, que los usuarios tengan que coordinar varios transportes A TODO EVENTO (siempre habrán usuarios que tengan que tomar varios recorridos, por que su viaje es muy largo, pero no TODOS los usuarios eso es una aberración desde el punto de vista de transporte). Volver atras significa volver a tener recorridos largos, si los buses son amarillos o morados da lo mismo, el color de los buses es indiferente.

Emulando a un famoso chiste "No comparto tus axiomas pero me gustó lo que hiciste con ellos"

atte.
eT

Maz 11:52 p. m., marzo 20, 2007  

Hola eT ... ;-)

Efectivamente, la frase "debe funcionar" es un axioma de mi análisis, más que nada un deseo voluntarista, porque no deseo colocarme en el escenario de que "no funcionará". Ese escenario es demasiado terrible. Coincido con tu análisis del espinazo del sistema, el cual está sufriendo torsiones. Y sobre la vuelta atrás, es volver a establecer el sistema de las "amarillas". Como menciono, aunque se quiera, ya no se puede.

Gracias!

Maz

Seguidores

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008
      Header Image: Modification of Technology Curve by Wonderlane

Back to TOP