lunes, 7 de diciembre de 2009

El futuro de Chile será digital o no será.

Esta carta* es parte de una invitación de un grupo de ciudadanos, quienes estamos convencidos en la necesidad de reflexionar respecto de la sociedad que queremos. Esta es una provocación que compartimos con ciudadanos y ciudadanas de nuestro país, en el contexto de la inminente elección del Presidente del Bicentenario de Chile.

Nuestro país ha madurado. A pesar de tener heridas no completamente sanas y traumas transversales en la sociedad, Chile ya no es el mismo de hace 30 años, tampoco es la misma sociedad esperanzada con el retorno de la democracia de 1990. Vivimos los temores del cambio de siglo y encaramos, a partir del 2000, una nueva ruta, con una visión ciudadana -quizás pretenciosa pero sincera-, abiertos a un cambio en la forma tradicional de hacer política que conocíamos y dispuestos a construir un futuro inclusivo.

Chile dejó de ser ese país aislado y provinciano. Cambiaron las premisas de las personas, de las familias, de las empresas, del Estado. El nuestro es hoy un país abierto al mundo como nunca antes lo había sido, y las tecnologías, la Red, la "convivencia en la nube", nos permiten emparejar la cancha y jugar en igualdad de condiciones a nivel global.

Quienes escribimos esta carta somos padres de una nueva generación, conectada con el mundo y atenta a las oportunidades que éste les ofrece. Nuestros hijos acceden a fuentes de información y conocimiento con una dinámica y velocidad que nos asombra, que en muchas ocasiones no podemos seguir y que debemos aprender a escuchar. Este mundo sin fronteras, móvil y accesible desde las pantallas, es el ambiente natural en el que, los nuevos emprendedores se proyectan para construir innovación, desarrollar capital humano y valor agregado al país de hoy y del futuro.

La generación que vivirá intensamente el bicentenario nos desafía a responder a las nuevas necesidades y demandas de nuestra sociedad. Creemos que la tarea prioritaria para Chile en los próximos diez años es convertirse en parte activa de la sociedad del conocimiento, aportando desde nuestra riqueza y diversidad cultural. Para hacerlo, tenemos las herramientas a nuestro alcance, pero necesitamos aprender a utilizarlas creativamente. Nuestra oferta educativa debe mirar como oportunidad y no como amenaza las competencias digitales y la mirada crítica de las nuevas generaciones, para construir una propuesta de calidad que considere las habilidades del siglo veintiuno como eje del curriculum del Chile del presente.

A esta generación tenemos el deber de entregarles un país con perspectiva, con visión de largo plazo y no con formato de borrador permanente. El concepto de cambio, tan utilizado en tiempos de campaña, pero tan olvidado en otros momentos, debe ser asimilado como una necesidad inmediata. Hoy el cambio es un estado permanente. Debemos avanzar en un proceso de sincerar lo bueno, lo malo y lo feo, independiente del origen o color de esas iniciativas.

Vemos como, a la distancia, países del primer mundo y otros que fueron similares a Chile crecen, impulsando grandes reformas y proyectos país, en los cuales la tecnología y su aporte son piezas fundamentales. En todos esos ejemplos, el Estado ha contado con una institucionalidad capaz, dotada de respaldo político y económico para encarar esta tarea, que acoge a múltiples sectores y lidera efectivamente con fuerza un proceso que nos tomará al menos diez años. Una institucionalidad que pueda definir y ejecutar una política pública de largo plazo, con capacidad de adaptarse a escenarios en permanente cambio y que no se redefina por completo cada vez que se produce un cambio de gobierno.

Nos referimos a la aplicación de la tecnología y su uso para el combate de la pobreza, palanca para una mejor calidad de vida y motor de desarrollo para que las personas accedan, entre otras cosas, a una mejor educación, mejor salud, mejor trabajo, promoviendo su capacidad innovadora y su mayor participación en todas las esferas donde su futuro se juega. Las cifras así lo indican. Según el Banco Mundial, un incremento de 10% de penetración de banda ancha genera en países como el nuestro un aumento del 1,38% en el Producto Interno Bruto. ¿Conocen nuestros economistas otro ejemplo similar? Otro modelo que el mundo nos reconoce pero que no hemos sido capaces de reproducir en otros ámbitos, es la plataforma de compras públicas Chilecompra, la cual permitió aumentar la participación de las pequeñas y medianas empresas en la compras del Estado a un 37%, más del doble de su participación en el resto de la economía. Pero pese a ello, según un estudio encargado por la Subsecretaría de Telecomunicaciones a la Universidad Alberto Hurtado, en 1 de cada 5 hogares del país no se ve valor a estar conectado a Internet.

No se trata de subirse a las modas tecnológicas de turno o a sus gadgets, sino de cómo nos integramos de manera inteligente y oportuna a la sociedad del conocimiento. Nos subimos muy tarde al tren de la Revolución Industrial, no nos perdamos esta nueva oportunidad. Y esta oportunidad es necesariamente digital. Sea cual sea el modelo de desarrollo, la visión de largo plazo, el sueño país que queramos construir, la dimensión digital estará en su centro. Pero a quienes firmamos esta carta nos convoca, por sobre todo, la posibilidad de construir un Chile con un acceso más equitativo a las oportunidades, y es quizá ahí donde la tecnología juega su rol más transformador, al democratizar de manera radical el acceso a la fuentes de información, de conocimiento, de creación de valor, de desarrollo personal.

Estamos ciertos que es posible. Los problemas de Chile tienen que ver con todas y todos. La mejor forma -quizá la única- de iniciar un camino hacia su superación es integrando de manera activa a la ciudadanía y su creatividad en el diseño de las soluciones que den respuestas a sus necesidades. En eso, la tecnología es hoy uno de los principales medios habilitantes. Algo que en la presente campaña para escoger al Presidente de Chile por los próximos cuatro años, parece no haber sido entendido. Hablamos de fomentar la capacidad de conversar de los ciudadanos a través de estos medios y, de parte de las autoridades, a explicitar su compromiso de escuchar, responder y finalmente actuar basados en lo que dichas conversaciones generen.

Por eso, al futuro Presidente de Chile, lo invitamos a cambiar la mirada, a refrescar la visión. Lo invitamos a asumir que el futuro de Chile será digital o no será, un futuro que se lo debemos a nuestros hijos.

Enzo Abbagliati

Patricio Astorga

Alejandro Barros

Hugo Martínez

Paulo Saavedra

Marco A. Zúñiga


(*) Este texto está inspirado en la Carta Abierta al Futuro Presidente, publicada en cuatro blogs españoles en marzo de 2008, y la Carta Abierta a Políticos y Candidatos "2.0", publicada por Paulo Saavedra en abril de 2008.

Fuente de la imagen: Flickr de f _ d a y


14 comentarios:

gfhuertac 4:36 a. m., diciembre 08, 2009  

Marco,
Estoy de acuerdo en los puntos que se mencionan en la carta.
Como ejemplo te doy el caso de Corea del Sur. El motivo por el cual este pais es lider en banda ancha es porque el gobierno decreto que todos los edificios que se construyeran debian proveer coneccion de alta velocidad a Internet. De esta manera la hicieron masiva y a la vez abarataron los costos. Aca en Corea casi todo se puede hacer a traves de Internet y es realmente un agrado.
A la vez creo que es tiempo que Chile deje de ser un pais cobre. El cobre es la riqueza de Chile, pero la industria se debe diversificar mas para poder lograr un salto cualitativo y cuantitativo y llegar por fin a ser un pais desarrollado. Una de las opciones es ser un pais proveedor de soluciones tecnologicas. Pero sin la infrastructura es dificil.
Espero que el futuro presidente lea la carta y avancemos en este aspecto.

--Gonzalo

Maz 9:32 a. m., diciembre 08, 2009  

Estimado Gonzalo: Gracias por tu comentario. Miradas como la tuya, con una mirada tanto académica como empresarial y la experiencia de una cultura tan distinta a nosotros como la Coreana, es un gran aporte de diversidad.

El ejemplo que cuentas de los edificios en Corea habla por sí solo. Y definitivamente, debemos liberanros de la "maldición del cobre".

Gracias, amigo.

lnds 6:32 p. m., diciembre 08, 2009  

Apoyo la carta.
Como toda obra humana es perfectible, en forma y fondo, pero lo importante es que los autores son personas que respeto porque han hecho cosas concretas en estos temas, no son "iluminados" ni gurus, son personas que saben de estos temas porque han estado en las trincheras apoyando y gestando iniciativas digitales.
Tengan mi apoyo, porque creo que este es un punto de partida importante.
Ayudare a difundirla.

Alfredo Barriga 3:58 p. m., diciembre 09, 2009  

Existe una única ventana de oportunidad para hacer real lo que se plantea en esta carta abierta, y que comparto al 1.000%.

Solo un candidato y uno solo, de todos los que están postulando, entiende el contenido de esta carta, lo comparte y se ha comprometió a hacer la gran transformación que se requiere frente a toda la industria TIC de Chile, y asumiendo personalmente el "accountability" de dicha tranformación.

Aparte de él, no hay ningun político, ni de la Concertación, ni de la Alianza, ni de fuera de las dos, que entienda siquiera un poco de lo que está en juego para Chile respecto de la incorporación a la Sociedad del conocimiento. Y dificulto que vaya a existir ninguno en el futuro próximo. ¡Es ahora o no es!

Por eso, puesto que escriben esta carta abierta, les contesto abiertamente:

Para que Chile sea digital, el presidente será Sebastián Piñera, o Chile NO será digital.

NINGUNO de los demás candidatos ha puesto entre sus "Proyectos Estrella TOP" alguno relacionado con el uso de TIC. SP ha puesto dos entre sus 13 proyectos TOP, que harán la diferencia: banda ancha en todos los hogares y un computador por niño. No es marketing, va en serio. Va a potenciar el offshoring y la generación de fuentes de ingreso como la que hicieron en Uruguay para que gente de toda condición se atreviera a vender a USA en ebay y guru.com. Va a meterse a fondo en el uso intensivo de TIC para la salud, y para la modernización del Estado. Escalando y potenciando lo mucho de bueno que ya hay, pero que no ha sido escalado ni potenciado porque no hemos tenido nunca un Presidente o presidenta que entendiera cabalmente lo que está en juego.

Alfredo Barriga
Coordinador Grupo Desarrollo Digital
Tantauco

Piensenlo. Si les importa esto, voten con la cabeza y el corazón... el estómago, a un lado

@micronauta 5:39 p. m., diciembre 09, 2009  

Aloha. Reitero el comentario que hice en lo de Enzo. Aprovecha de preguntar, por qué fragmentar la conversación en varios blogs diferentes? Pero en fin, eso da para otro post. Vamos al tema:

Interesante iniciativa. Comparto la idea y la táctica, pero el resultado se me presentó más como un discurso de intención que como una propuesta concreta. Echo de menos el espíritu más frontal de la carta de Paulo de la otra vez: http://blog.canal.cl/2008/04/carta-abierta-polticos-y-candidatos-20.html

Rescatando la precisión que hace Floro en el blog de Enzo: el acceso desigual a estas herramientas cuyo valor todos reconocemos es un problema más de base -pensando en Maslow-, y en ese lugar, donde se encuentran la equidad y la tecnología, es donde han faltado compromisos más concretos y aterrizados de parte de las colectividades.

Recordemos que Chile no es gobernado por una o varias personas de manera autocrática, ni siquiera hay partidos que aspiren a gobernar por si mismos, se trata de listas y/o coaliciones, que representan ciertas cofradías en cuyo interés hasta ahora no ha brillado la visión necesaria acerca del tema que nos convoca.

Esta visión, que todos los autores de esta carta sin duda comparten, debe ser explicada más con peras y manzanas a la clase gobernante, a la vez que ser complementada con ideas fuerza concretas, no tan reduccionistas como "un computador por niño", pero más enfocadas que un discurso que casi podría haber sido una editorial de El Mercurio.

Para empezar, creo que hay que explicitar palabras como subvención, términos como acceso universal y ejemplos como el de Finlandia. Sencillamente, queremos que cada chileno tenga derecho asegurado a acceso a Internet, tal como tiene derecho asegurado a la educación pública.

Y luego -recogiendo la evidente crisis en nuestro sistema educativo como experiencia- dicha idea base puede complementarse con parámetros técnicos que aseguren calidad de clase mundial, tanto para acceso gratuito como pagado, para que no tengamos por un lado Internet de tercera categoría para los pobres (como la educación que tenemos) ni promesas publicitarias que las empresas no cumplen (como también tenemos hoy).

Resumiendo, la manera de incrementar el acceso es mediante incremento de inversión social en este ámbito (subvención) y mayor regulación ante privados. Esto evidentemente está reñido con las tendencias del neoliberalismo, y pareciera que los suscribientes hubieran evitado mencionar ese punto.

Y respondiendo a la participación de Alfredo, si su candidato tuviera claro el valor de estas plataformas, podría ser él quién viniera a comentar. Como manifesté en el párrafo anterior, lo que necesitamos es más participación del Estado, lo cual está probablemente a 180 grados de lo que su candidato haría, ya sea porque no cree en el incremento de la participación estatal o porque la alianza que apoya a su candidato difícilmente se lo permitiría.

Maz 1:49 a. m., diciembre 10, 2009  

Estimado @Alfredo:

Gracias por tu comentario y por la confianza. Siendo tú una figura importante en el apoyo directo, la generación de propuestas y la figuración de tu candidato, es comprensible tu interés en promoverlo como la única alternativa viable para hacer ciertas las inquietudes (por cierto bastante básicas), que concientemente los autores planteamos en nuestra carta abierta en forma bastante general.

Filtrando por tanto (y con mucho respeto) tu natural entusiasmo, también es destacable el que se incorpore como parte de la propuesta programática de tu candidato, proyectos interesantes e iniciativas en espacios diversos, que consideran la tecnología como factor habilitante de cambio.

Pero eso, al menos para mí, no es suficiente.

Uno de los temas que en nuestra carta planteamos y que contigo hemos conversado en múltiples oportunidades en forma pública y privada, es la necesidad de una profunda reforma institucional en el Estado, que ponga el tema tecnológico como eje real de equidad, progreso y desarrollo desde un inicio, que sea capaz de convocar a un proyecto país "donde nadie sobre" desde su génesis y capaz de proyectarse por los próximos 15 años, liderando un esfuerzo de largo aliento más allá del período presidencial específico.

Ten por cierto que muchos estaremos apoyando esas iniciativas, con cualquiera que sea capaz de convocarnos para construir en conjunto un "sueño tecno-país". No sé si recuerdas la pregunta que planteé hace cuatro semanas en el Colegio de Ingenieros, a todos los representantes de las candidaturas, y que lamentablemente, más allá de las buenas intenciones expresadas por quienes participaron en dicho espacio, reconocieron que era un tema que aún requería ser sensibilizado en muchos ámbitos de decisión y que todavía no existía una claro compromiso.

Tu gesto es importante y por cierto que lo valoramos. Además, es un éxito ser el primero en "pronunciarse". Muchas Gracias. :-)

Pero esperamos que el profundo convencimiento y entusiasmo que planteas, sea capaz de permear a otros más allá de los que permanentemente estamos en estos espacios y que nos "preocupamos" y "ocupamos" de estos temas. Por ello, seguimos pidiendo. Aún más. Mucho más. Y si tu opción fuera la ganadora, ten por cierto que contarás con nosotros para seguir en este largo camino de convencimiento, diseño, construcción y efectiva implementación.

@micronauta:

Estimado Ignace: Gracias por pasar por acá. Ya hemos explicado en múltiples espacios que nuestra intención fue sólo plantear la necesidad de instalar este tema en las conversaciones, más allá de propuestas concretas que por cierto tenemos. Pero esa bajada será posterior. Y por cierto que en ese tiempo, los interesantes aportes que haces deberían estar al principio de la lista.

Pero hay un paso previo. Encantarse con el tema, Mostrar entusiasmo. Transmitir esa emoción que nos hará vibrar.

¿Me preguntas un ejemplo? Yo tomaría como ejemplo el discurso de Kennedy el 25 de Mayo de 1961, donde planteó la "loca e irresponsable" tarea de colocar un hombre a la luna. Lo único que tenía claro es que el primer año significaría una inversión de más de 500 millones de dólares, y 7 a 9 billones por los próximos 5 a 6 años. Esa fue su pedida. Encantar a una nación con un sueño y sumar a todos en el esfuerzo. En ese ámbito, las "evidencias", los "ejemplos", las "demostraciones" simplemente no existían. ¿Estaremos pidiendo demasiado? No lo creo. Por ello. "Nuestro futuro será digital o no será".

Y pongámonos ápidamente a diseñar el cómo, a "construir nuestra NASA propia".

Saludos y gracias.

Marco.

@micronauta 11:40 a. m., diciembre 10, 2009  

Eso, precisamente la "loca e irresponsable" idea de poner a un hombre en la Luna puede ser equivalente al propósito de darle una conexión a Internet asegurada a cada habitante, a eso me refería con partir con peras y manzanas.

Los candidatos tienen -todos- excelentes asesores que se manejan en los temas, pero creo que las coaliciones necesitan ideas-fuerza más concretas que puedan por un lado ser el objetivo final de un proceso y por otro lado -el más importante en este caso dado el tema que nos convoca- ser una promesa a cumplir por parte de los candidatos, las caras visibles.

¿Por qué lo planteo de esta manera? Porque precisamente creo que todos los que -de hecho- estamos conversando del tema, ya veníamos conversando del tema. Debemos extender nuestra forma hacia un lenguaje más amplio para que otros también conversen de los temas. Haciendo el rol de abogado del diablo, pues claramente todos estamos del mismo lado en términos de lo que queremos, y creo que en eso podemos incñuir incluso a Alfredo.

Podría provocar con la siguiente pregunta: ¿Mediante esta carta, se instaló la conversación en quienes no estaban ya en ella? ¿Se produjo el encantamiento?

Odio decirlo, pero eso es algo que los publicistas saben hacer mejor que nosotros. Para iniciar una conversación amplia, popular, masiva, se debe hervir el discurso y resumir su jerga hasta llegar a sus ideas más simples y representativas. Los expertos en comunicación masiva llevan por delante el siguiente axioma: sólo se debe comunicar una cosa importante a la vez. ¿Cuál sería esa única e importante principal cosa que queremos comunicar en esta ocasión?

@micronauta 11:46 a. m., diciembre 10, 2009  

Nota -para que se entienda lo que quise decir con "abogado del diablo", entre Alfredo y Podría debería haber un punto seguido, no un punto aparte. Lo siento.

Enzo Abbagliati Boïls 11:51 a. m., diciembre 10, 2009  

Tienes un punto ahí, @micronauta. Las peras y manzanas que dejaste ayer en mi blog no las entendí, pero tu conversación con @maz ayudó a despejar. ¿Cuál podría ser esa frase que resume el sueño? Un computador por niño creo que como frase pone el énfasis en los fierros, y ese no es el punto. ¿"Internet es el cobre del siglo XXI"? Con todo lo torcida de la frase, en tanto el modelo de desarrollo basado en la explotación del cobre y las materias primas es -en buena medida- explicación de nuestro atraso, pudiera transmitir la idea de que el "próximo sueldo de Chile" está en la nube.

Alfredo Barriga 12:10 p. m., diciembre 10, 2009  

Estimado MAZ: en el centro de nuestra propuesta están las TIC como factor de "equal opportunities". Por eso lo de Banda Ancha en todos los hogares - que hoy es asumido por todas las candidaturas - y el OLPC, a través del cual entrarán las TIC en todos los hogares.

Hemos incorporado dos temas más, que han salido en este último par de meses:

Uno, es reproducir en Chile la campaña que un privado hizo en Uruguay y que generó 50,000 fuentes de ingreso en 4 años, con una renta per cápita muy por encima de la media del país, y con un porcentaje no despreciable de personas sin pregrado o enseñanza media. Esos 50 mil aportan al país más de 600 millones de US$, y son la segunda fuente de exportaciones detrás de la carne. Haciendo lo mismo, solo por proporcionalidad de habitantes nos salen 250 mil nuevas fuentes de ingresos y más de 3.000 millones de US$ de aporte al PIB.

Dos, apoyar el offshoring de forma que no "pierda vuelo" y siga creciendo a las tasas de los años 2004-2008, con lo cual llegaríamos a US$5 mil millones para 2014 y 150 mil puestos de trabajo con una renta superior a la de la minería del cobre.

Si podemos generar esos dos casos de éxito (que representan 1.1 puntos más de crecimiento de la economía o el 50% de lo que se necesita para volver a crecer al 7%), unido a que todo el mundo va a tener acceso a Internet y a un dispositivo para sacarle jugo, realmente creo que habremos cambiado el rostro de Chile para siempre.

Alfredo Barriga III 2:12 p. m., diciembre 10, 2009  

De acuerdo con micronauta. Aporto esta frase: "generar un país con igualdad de oportunidades: en Internet todos somos iguales, si todos tenemos acceso"

Eso lleva por lógica al acceso universal a la banda ancha, al OLPC para llevar dispositivos a todos los hogares de Chile, y a la capacitación para aprovechar esas oportunidades, generar valor agregado, mayor bienestar para las personas y mayor contribución a la economía.

Otro aporte a la discusión, que me salió de esta carta, en mi blog

http://alftic.blogspot.com/2009/12/economia-del-conocimiento-para-todos.html

Saludos,

Alfredo

Cata,  4:06 p. m., diciembre 17, 2009  

Adhiero totalmente a la carta, me parece que hay una relevancia de este tema que no está siendo realmente sopesada por los candidatos con la amplitud que merece.
Con respecto a los comentarios, me parece que un computador por niño es muy atrayente, asi como banda ancha para todos, pero además de esas ideas, que suenan muy pegadores como slogans por lo demas, hay temas de fondo que es fundamental tratar para sostener buenas iniciativas TICS en el tiempo y que se transformen en oportunidades reales.
Más allá de los notebooks, pizarras digitales, me parece fundamental pensar en otros links entre educacion y tecnología (más allá de los fierros) que tengan relación con las competencias de las personas y su capacidad como generadores de contenido. Personalmente, creo que hay poca preocupación en eso, igual que en el crear condiciones de mercado que permitan una mejor competitividad entre proveedores, lo que desemboque en mejores condiciones para los usuarios. Si la meta son los fierros, la fecha de vencimiento es muy luego, si en cambio son las personas, sus capacidades, la compettitividad del mercado, los desarrollos, etc, estamos hablando de planes que efectivamente dan pie a un mejor futuro

Anónimo,  8:27 p. m., enero 13, 2010  

Excelente articulo, lo que buscaba.
Gracias

http://www.liveshar.com

Franco Catrin L. 4:37 p. m., septiembre 02, 2011  

Dos años después, Alfredo Barriga renuncia con una fuerte crítica a nuestra realidad:

http://alftic.blogspot.com/2011/09/la-cruda-realidad-de-la-agenda-digital.html

Qué cambió del 2009 al 2011?

Seguidores

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008
      Header Image: Modification of Technology Curve by Wonderlane

Back to TOP